Cómo preparar la piel para el verano

 

 

Se acerca el verano y, con él, las altas temperaturas. Todos queremos tomar el sol para conseguir un bronceado perfecto, pero hay que tener en cuenta lo importante que es preparar la piel durante todo el año. Nuestra piel tiene memoria, y sacrificar su salud a costa de nuestro bronceado es una mala decisión.

 

En general, es en esta época cuando más precaución tenemos con el sol, lo cual es un error. Es tan importante realizar cuidados para la piel en verano como durante el resto del año.

 

Debemos cuidar nuestra piel los 365 días del año, porque también durante este tiempo está expuesta al sol, tanto a los rayos UVB como UVA, independientemente de la estación en la que nos encontremos.

 

Los rayos UVB y UVA son sólo una pequeña proporción de los rayos solares a los que estamos expuestos, pero son también los causantes de los efectos perjudiciales del sol en nuestra piel. Recuerda que la exposición a los rayos ultravioleta (UV) es el principal factor de riesgo para la mayoría de los cánceres de piel.

 

¿Sabes cuál es la diferencia entre los rayos UVB y UVA? Los rayos UVB tienen un poco más de energía que los rayos UVA. De hecho, son los principales causantes de las quemaduras, y se cree que causan la mayoría de cánceres de piel. Por otra parte, los rayos UVA no causan quemaduras, pero sí dañan las capas más profundas de la piel y la envejecen.

Por ello, protegerse de los rayos UVB y UVA es fundamental durante todo el año.

 

Te contamos algunos métodos para proteger y tener una piel perfecta en verano y también el resto del año:

Hidratación

Es muy necesario hidratar la piel en los meses de calor, pero es esencial hacerlo también durante todo el año.

 

Una piel en perfecto estado de salud contiene un nivel de hidratación de más de 70% en las capas más profundas, y más de un 10% en las capas más superficiales de la piel.

 

Lo ideal es mantener un equilibrio, aunque es mucho más necesario tener hidratadas las capas más profundas, ya que el 90% de las patologías de la piel ocurren en la epidermis. Biomimetic es el único tratamiento dermocosmético que actúa en la última capa de la piel, precisamente donde están las células vivas.

 

Reafirmar

 Además de hidratar debemos dar firmeza, tersura y elasticidad a nuestra piel, para recuperar lo que hemos perdido durante el invierno.

 

Dentro los tratamientos de Biomimetic, recomendamos la crema antioxidante y sobre todo la despigmentante.

 

La antioxidante nos ayudará a combatir los radicales libres, que dañan nuestra piel; la hidratan en profundidad, dejándola suave y sedosa; consiguen un efecto antifatiga y, además, mejoran el proceso de fotoenvejecimiento de la piel.

 

La despigmentante, por su parte, ayuda a reducir las manchas de la piel, que es una de las principales preocupaciones de la población cuando hablamos del sol. Un tratamiento despigmentante ayudará a dar un tono homogéneo y equilibrado a la piel.

 

Y con un buen tratamiento reafirmante estimularemos la síntesis de colágeno y componentes que ayudarán a regenerar y preparar la piel.

 

 

Alimentación

 También es necesaria una buena alimentación si queremos llevar una dieta saludable, que repercuta en la mejora de nuestra piel.

 

A continuación os enumeramos los alimentos que ayudan a mantener una piel saludable en verano.

 

Los cítricos ricos en vitamina C, que es un potente antioxidante. Además, su ingesta estimula la producción de colágeno, necesario para que la piel conserve su firmeza y elasticidad.

 

Las proteínas que se obtienen de la carne y los huevos, el licopeno del tomate o las vitaminas que se obtienen de los frutos secos. El aceite de oliva y los frutos rojos también aportan muchas vitaminas a la piel que ayudan a reducir las arrugas, tienen efectos antioxidantes y evitan la oxidación de la piel.

 

Protección

 Es recomendable exponerse al sol con protección siempre (durante todo el año). Tan sólo el hecho de andar por la calle nos expone ya de forma directa a los rayos UVA. Conseguir un bronceado perfecto no está reñido con la protección de la piel.

 

Puedes usar gorra, gafas de sol y accesorios para evitar el contacto con el sol.

 

Además siempre hay que contar con la mejor protección solar que nos puede otorgar un buen protector  y aplicarlo siempre con regularidad.

 

Siguiendo estos pasos conseguirás preparar tu piel para el verano, aunque nosotros te recomendamos que los sigas durante todo el año para tener una piel perfecta y cuidada.