5 consejos para luchar con las frías temperaturas en tu piel

Publicado en: Uncategorized | 0

 

 

Las bajas temperaturas del invierno afectan a nuestra piel y hace que esté más seca y apagada en estos meses. Y es en esta época del año cuando nuestra piel tiene un aspecto más seco y apagado debido a las temperaturas.

_

¿Por qué el frío tiene efecto negativo en la piel?

Las bajas temperaturas contraen los vasos capilares con lo que no llega suficiente oxígeno ni nutrientes a la dermis. Esto provoca una deshidratación extra en nuestra piel y el resultado es una piel apagada y más sensible si no le damos el cuidado que necesita.

 

  1. Hidratación diaria (diurna y nocturna).
    No se trata sólo de cumplir el expediente una vez al día. El cuidado de nuestra piel requiere mucho amor por la mañana y por la noche. Por ello debemos saber que tanto al despertarte como al acostarte hay que hidratar la piel.
    _
  2. ¡Cuidado con el agua caliente!.
    No hay nada que nos guste más que después de un día duro de trabajo en pleno invierno llegar a casa y ducharnos con agua hirviendo, esta que nos deja la piel roja y lo que muchos no sabemos es que es muy perjudicial para la piel porque la reseca y además el agua muy caliente elimina el manto hidrolipídico de nuestra piel.
    __
  3. Ácido hialurónico.
    Este es uno de los ingredientes más necesarios para luchar contra el frío y contra la deshidratación de la piel ya que este es capaz de retener 1000 veces su peso en agua, por lo tanto es fundamental para la hidratación de la piel.
    _
  4. Cambios temperatura.
    Este, al igual que el punto 3, es uno de los errores más cometidos en invierno y que más afectan a nuestra piel. Estamos en casa con el calorcito de la calefacción, salimos a la calle y realidad de frío, llegamos al trabajo y ponemos la calefacción de nuevo. No son ejemplos aleatorios, es la realidad de la mayoría de población en invierno y estos cambios tan bruscos afectan a nuestra piel, por lo que lo más recomendable es moderar la temperatura de la calefacción, tu piel te lo agradecerá y evitaremos aumentar el riesgo de arañas vasculares y capilares dilatados.
  5. Mascarillas hidratantes.
    Aunque durante todo el año es recomendables utilizarlas, en estos meses de invierno la piel sufre más por eso tenemos que utilizar mascarillas reparadoras e hidrantes para aportar ese chute de hidratación extra y que no se reseque.